portero desubicadoEl portero de Grêmio Esportivo Glória parece tener muy buena suerte al librarse en tres ocasiones seguidas de que le anotaran ya que prácticamente el balón ya estaba dentro de las redes 

El guardameta Rafael Roballo perteneciente al equipo Grêmio Esportivo Glória tuvo mucha suerte luego del cobro de un penalti por parte de sus rivales, el primer tiro pegó en el poste y justo cuando el balón rebotó pegó en el otro lado del poste pero el balón nunca entró.

Por si no fuera poco el último rebote se lo quedó el jugador que habría cobrado la pena máxima pero al rematar el portero «sin querer queriendo» y totalmente desubicado logró salvar a su equipo con su talón derecho.

Es que ¿Acaso el portero tenía mucha suerte aquel día? ¿o simplemente su rival es muy malo para rematar y cobrar penaltis?

 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]