El movimiento telúrico en Nueva Zelanda provocó enormes fracturas en la tierra

Tras la serie de terremotos en Nueva Zelanda en las fallas de Kekerengu y Papatea, la tierra se separó hasta 9 metros horizontalmente y casi dos metros verticalmente.

Con ayuda de drones las áreas más afectadas fueron grabadas y se puede ver el destructivo poder de los terremotos.