Durante estos últimos meses, se ha especulado mucho acerca de las reacciones que podría ocasionar la vacuna para prevenir el COVID-19 elaborada por los laboratorios Pfizer.

Pues luego de que las primeras dosis ya fueran repartidas y administradas en varios países del mundo, medios de comunicación han dado a conocer algunos casos en los que la reacción a esta vacuna no era lo que se esperaba, causando temor en la población.

Te puede interesar: Camillero del ISSSTE renuncia y quema su uniforme como protesta por no recibir la vacuna contra COVID

El día de hoy te presentamos un caso que dejó a la población de Luisiana, Estados Unidos muy preocupados acerca de esta nueva vacuna.

Se trata del caso de Angelia Gipson, una mujer de 45 años que luego de ponerse dicha vacuna, comenzó a reaccionar de forma muy preocupante, teniendo convulsiones incontrolables en todo su cuerpo.

Su hijo, Brant Griner, fue el responsable de dar a conocer la historia. Brant cuenta que su madre era una mujer muy saludable antes de recibir la vacuna y que estaba muy emocionada por vacunarse, pues así prevendría contagiarse de coronavirus y evitaría contagiar a sus padres.

Sin embargo, al día siguiente de recibir la vacuna, Angelia presentaba fuertes dolores de cabeza y comenzó a tener movimientos involuntarios en sus piernas. Cuando el problema de agravó y ya no podía contralar su cuerpo, la mujer fue trasladada al hospital en donde los médicos determinaron que se trataba de una reacción neurológica a los metales presentes en la vacuna.

El joven publicó además de la historia de su madre, algunos videos en donde se muestra el daño y deterioro a la salud de esta mujer desde que fue vacunada.

Por su parte, Brant afirma que se siente realmente triste y preocupada de ver a su madre en esas condiciones. Además, cuenta que la mujer ha sido dada de alta pero se encuentra bajo vigilancia médica en espera de que el daño neuronal no sea permanente.

Con información de SDP Noticias 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]