La fotógrafa Nicole Dangoor, fue testigo de un momento que quiso inmortalizar en una grabación y compartirla en redes sociales.

La negra noche ya reinaba en el Parque Nacional de Luangwa Sur, Zambia, cuando la camarógrafa y fotógrafa fue testigo de una inusual situación.

Un leopardo adulto se aprovechó de una imperdible oportunidad, y es que un cocodrilo descansaba ya adormilado con su botín en el hocico para evitar cualquier robo.

Al leopardo le importó poco el descanso de su enorme amigo y sigilosamente le arrebató un trozo de carne de la parte frontal de su gran hocico.

Sin embargo no le bastó ese trozo de alimento, aprovechando su estado de sueño fue por algo más grande.

El felino regresó para arrebatarle una pierna de antílope.

El cocodrilo no lo soportó más y despertó del sueño.

Pero el hambre es más fuerte que el miedo, y el gato optó por un último intento.

Aunque el reptil ya estaba despierto, todavía seguía en proceso de orientación, lo que le valió al leopardo para aprovechar y llevarse el botín.

Te podría interesar: Babuino secuestra a cría de león y nos hace recordar cierta película muy famosa

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]