Un conductor impertinente optó por meterse a un carril sin medir las consecuencias ni las leyes viales, pero el gusto le duró un segundo.

Una cámara de un automóvil en la ciudad de Suffolk, Inglaterra, capó el momento en le que un motorista se mete al carril de forma brusca y lógicamente ilegal.

El conductor del auto ‘víctima’, se encontraba con su hija en el coche, preocupado de que algo le hubiera pasado a su hija, freno en seco para ceder el paso.

Pero literalmente un segundo después de meterse a la fuerza, un policía vial que estaba en el carril contrario encendió su sirena y procedió a detener al conductor.

El padre de familia solamente se limitó a reír y a explicarle a su hija lo que había sucedido.

Te podría interesar: Karma se encarga de ladrón en menos de 10 segundos

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]