El pasado fin de semana, el Museo Gypsotheca Antonio Canova ubicado en Possagno, Italia, dio a conocer a través de su cuenta de Facebook, el daño causado por un turista austriaco a una de sus esculturas que data del siglo XIX.

Se trata de la ‘Paolina Borghese Bonaparte’ hermana de Napoleón Bonaparte y plasmada en una escultura como la Diosa Venus.

Te puede interesar: Captan en video al espécimen más largo registrado en la Tierra en costas de Australia

El turista quiso tomarse una fotografía con dicha escultura y decidió sentarse junto a ella para que su esposa le tomara la foto. Sin embargo, cuando se levantó se percató del destrozo que había causado, pero decidió no decir nada al personal del museo.

Mas tarde, el personal del museo descubrió el daño en la estructura y declaró una situación de emergencia. Los trabajadores procedieron a llamar a las autoridades correspondientes, los cuales revisaron las cámaras de videovigilancia mientras un restaurador revisaba los daños.

Con ayuda de las grabaciones y el registro del museo, lograron identificar al responsable. Por su parte, el turista se entregó voluntariamente y aceptó su responsabilidad el pasado 4 de agosto. Además mencionó en una carta, que estaba dispuesto a reparar los daños causados.

“Me gustaría auto-denunciar, después de que hoy leí sobre el incidente en los periódicos austriacos y me quedó claro que tenía que ponerme en contacto. Yo me pongo a disposición completa, fue una irresponsabilidad de mi parte, las consecuencias no me eran conocidas, por lo que seguí normalmente la visita al museo”, escribió el turista.

Finalmente, el museo agradeció al turista el haberse entregado y contar con su cooperación para reparar los daños causados.

Con información de SDP Noticias

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]