La pandemia por COVID-19 ha cambiado totalmente nuestra forma de vida y estas épocas decembrinas, el cambio se siente aún más.

Por ello, el hijo de uno de los residentes de un asilo en Bélgica decidió llevarles un momento de alegría a los abuelitos, que desgraciadamente, terminó en tragedia.

Te puede interesar: Captan el momento en el que un paciente de COVID-19 muere en el vestíbulo del Hospital General al no tener camas

Los hechos sucedieron el la residencia para ancianos ‘Hemelrijck’, en la ciudad de Mol, cuando el hijo de uno de los residentes decidió llegar al lugar vestido de Santa Claus.

Aparentemente, el hombre estaba sano, pero pocos días después comenzó a presentar los primero síntomas característicos de COVID-19, por lo que decidió hacerse la prueba mediante PCR, la cual resultó positiva.

Una vez que supo su diagnóstico, el hombre dio aviso a los encargado del asilo quienes se movilizaron de inmediato para realizar la prueba a sus 169 habitantes, así como a todo el personal.

Por desgracia, 120 abuelitos resultaron infectados y otros 18 más fallecieron a causa de esta enfermedad. De igual forma, 16 de los empleados del lugar están infectados por el virus.

Esta noticia, conmocionó a las autoridades de Bélgica ya que es el país con más contagios en proporción al número de habitantes, por lo cual este tipo de actividades esta totalmente prohibida.

Cabe señalar, que autoridades de la localidad de Mol afirman que nunca se recibió una petición para realizar esta actividad, por lo cual se hizo de forma clandestina, lo que representa mayores problemas para el asilo.

Por otro lado, Jannes Verheyen portavoz de la empresa “Armonea”, dueña del asilo, mencionó que no es momento de buscar culpables ya que la residencia vive momentos muy duros y se encuentran en total conmoción.

Con información de Azteca Noticias 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]