El pasado miércoles 3 de junio, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró «estado de emergencia» tras el derrame de 21 mil toneladas de diésel en el río Ambarnaya.

Los hechos sucedieron en el poblado de Norilsk, una pequeña ciudad situada a 300 km dentro del ‘Círculo Polar Ártico’. Se dice que el derrame se dio, después del colapso de un tanque de combustible en una planta de calefacción, el pasado 29 de mayo.

Te puede interesar: Incendio provocado destruye el santuario de la mariposa monarca en Michoacán

Pero, no fue hasta dos días después que las autoridades locales se enteraron del accidente por medio de redes sociales.

En una conferencia en vivo, pudimos ver la indignación del presidente Putin, ante la falta de atención por parte de las autoridades locales. «¿Qué? ¿Debemos aprender sobre situaciones de emergencia de las redes sociales? ¿Estás bien de salud por allí?», mencionó molesto el presidente.

Por otro lado, autoridades ambientales de este país, informaron que 15 mil toneladas de este combustible ya se había filtrado al sistema fluvial, mientras que otras 6 mil se encontraban ya en corrientes del subsuelo.

En redes sociales, se difundieron varias imágenes en donde se puede apreciar el agua en diferentes partes de Rusia en un tono rojizo, debido al combustible.

El presidente Putin estuvo de acuerdo con una propuesta de  declarar «estado de emergencia federal», con el objetivo de contribuir a la limpieza de las aguas.

Sin embargo, expertos mencionan que esto representa un daño serio al ambiente y que podría tardar décadas en recuperarse.

Por su parte, la compañía responsable está haciendo todo lo posible por aclarar el derrame. Incluso, han contratado especialistas de Moscú, que han separado la parte contaminada del río para detener la propagación del combustible.

Fuente: Uno TV

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]