Luego de que el capo mexicano, Joaquín Guzmán Loera, fuera extraditado a Estados Unidos, lo trasladaron a la prisión de Manhattan en Nueva York.

Según información de el diario New York Post a la llegada del narcotraficante un grupo de reclusas lo recibió con ovaciones, al unisono las mujeres gritaban “¡Chapo, Chapo!” mientras era escoltado por los agentes de la DEA.

 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]