Un enfermero de la comunidad de Nueva Esperanza en Neuquén, Argentina, denunció haber sido víctima de agresiones por parte de los habitantes de su comunidad para que abandonara el barrio tras haber padecido COVID-19.

El enfermero, pertenecía al personal médico de una clínica privada y el pasado mes de junio dio positivo a coronavirus, por lo que fue aislado. Pasados 14 días en aislamiento total, el hombre volvió a hacerse la prueba, la cuál resultó negativa, por lo que fue dado de alta.

Te puede interesar:Médicos huyen de un pueblo en Michoacán tras intento de linchamiento por la muerte de un habitante con COVID-19

Sin embargo, el pasado viernes 17 de julio vecinos de su propia comunidad se presentaron en su casa para golpearlo, robarle su automóvil, celular y cartera, y finalmente incendiar su casa, todo con el objetivo de presionarlo para abandonar el lugar .

“Me encuentro atravesando una situación de extrema violencia contra mi persona por haber tenido COVID-19″, comentó el enfermero Daniel Porro a la prensa.

Además, Porro aseguró haber recibido amenazas de un vecino anteriormente para que se fuera del lugar por miedo a contagiarse.

Asimismo, Daniel hizo responsable a las autoridades por la inseguridad en la que vive el personal de salud en este país.

Cabe señalar, que varios elementos de esa misma clínica fueron diagnosticados con el virus, por lo cuál, fue cerrada de manera temporal.

Con información de Sin Embargo

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]