El pasado viernes 3 de julio, un grupo de personas aficionadas al deporte, se manifestaron en la calles del Centro Histórico de la CDMX, con el objetivo de pedir al gobierno la reapertura de los gimnasios.

En el lugar había varios hombres y mujeres que se manifestaron realizando sentadillas, lagartijas y demás ejercicios básicos, así como también varios elementos de tránsito y seguridad ciudadana. Durante el evento, uno de los instructores que lideraba el evento, retó a los elementos de la policía, a demostrar su capacidad deportiva.

Te puede interesar: Policías se arriesgan para salvar a un hombre que era arrastrado por la corriente de agua en calles de Sonora

«Quiero ver a los elementos de la policía haciendo estos ejercicios, invadidos por la obesidad y por la inactividad», mencionó el hombre. En ese momento, apareció un elemento de tránsito que aceptó el reto y a partir de ese momento se ganó la admiración y el respeto de muchos mexicanos.

Hoy te contamos la historia de Pablo Eduardo Ramírez Lemus, un oficial de tránsito que le ganó en un reto de lagartijas a un instructor de gimnasio a pesar de sus limitaciones físicas.

A la edad de 20 años, Pablo era una aficionado de las motocicletas, por lo que se integró al equipo de motopatrulleros de la corporación. Sin embargo, una tarde sufrió un terrible accidente al regresar a su casa y quedó prensado entre dos vehículos.

El joven fue trasladado al hospital para recibir atención médica y después de algunos días en los que parecía mejorar, cayó en coma.

Afortunadamente, pudo recuperarse sin embargo, tras algunos meses en el hospital y varias operaciones, tuvieron que amputarle la pierna para salvar su vida.

El día de hoy Pablo tiene 28 años y se ha integrado al equipo de policías de tránsito de la CDMX. Además de trabajar, el joven es un aficionado al deporte y forma parte de los atletas paralímpicos que representan a México.

Según sus compañeros, Pablo entrena diario para correr y tiene una prótesis especial para esta actividad. Además, conoce a la perfección el tiempo récord de otros atletas paralímpicos y a diario se prepara para superarlos.

El joven comenta que durante sus múltiples terapias de recuperación aprendió mucho, por lo cuál ahora se dedica a impartir pláticas motivacionales a sus compañeros además de clases de acondicionamiento físico, es director de área y terminó la licenciatura en criminalística.

Sin duda, este policía es un ejemplo de superación y perseverancia.

Con información de Excelsior

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]