Un perro de gran tamaño fue atacado por un puercoespín quién dejó más de 500 púas incrustadas por todo el cuerpo del can.

Los perros, suelen ser animales muy sociables, sin embargo, en ocasiones no miden las consecuencias de sus juegos. Tal fue el caso de Gator, un perrito que aprendió por las malas que no es una buena idea jugar con puercoespines.

Te puede interesar: Perrito conmueve redes sociales al defender a su pequeña dueña de los regaños de su madre

Resulta, que Gator quiso jugar con un puercoespín y este lo atacó lanzando al cuerpo del perro más de 500 púas. Como consecuencia del ataque, el can terminó cual alfiletero y tuvo que ser llevado de emergencia al veterinario.

Si bien las púas de los puercoespines no suelen ser venenosas, sí pueden resultar muy doloras y se pueden infectar con facilidad. Por ello, el equipo de médicos veterinarios pusieron manos a la obra y de inmediato comenzaron a retirar las púas del cuerpo del perro.

Esta labor, tomo alrededor de 30 horas, pues sin anestesia resulta ser una labor bastante complicada debido al forcejeo con el perro.

Finalmente, después de varias horas trabajando lograron quitarle con éxito todas y cada una de las púas  y Gator pudo volver a casa, seguramente con la idea de nunca más volverse a meter con un puercoespín.

Con información de SDP Noticias 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]