El pasado martes 4 de agosto, una pequeña de 6 años estuvo a punto de morir asfixiada por comer restos de cubrebocas hallados dentro de unas piezas de nuggets provenientes de un McDonalds.

A lo largo del tiempo, han sido muchas las historias de productos encontrados en alimentos de McDonalds, algunos asquerosos y algunos otros impresionantes.

El caso que te traemos a continuación, es el de Laura Amber una mujer que compró una caja de 20 nuggets a su pequeña de 6 años en un McDonalds de Hampshire, Reino Unido, pero no se esperaba lo que sucedería más tarde.

Laura recogió los nuggets en el autoservicio y los llevó a casa para su pequeña Maddie. Sin embargo, cuándo la niña comenzó a comerlos notó que le costaba trabajo masticar y pasarlos, hasta el punto de comenzar a asfixiarse.

Al ver esto, la mujer introdujo un dedo en la garganta de la niña para sacar lo que le estaba haciendo daño. Ante el asombro de esta madre, lo que causaba la asfixia era una tela azulada parecida a la utilizada en los cubrebocas.

La mujer revisó los demás nuggets y se llevó una gran impresión, cuando al cortarlos, en su interior aparecieron restos de mascarillas quirúrgicas.

La mujer fue a reclamar a la tienda, sin embargo, los empleados afirmaron que el producto no se fabricaba ahí y sin hacer el menor caso a su queja, continuaron vendiendo el producto como si nada.

La madre muy indignada, mencionó que le parecía increíble la manera en que el gerente manejó el caso, pues puso en peligro la vida de su hija. “¿Y si yo hubiera salido de la habitación y mi hija se hubiese atragantado? Ella pudo haber muerto. En cosa de una fracción de segundo”, dijo Laura.

Con información de RT en Español

 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]