Una pareja británica recibió la clase de noticia que ninguna madre ni padre quiere escuchar: la ecografía del tercer trimestre había detectado un problema con su bebé en gestación.

La pequeña tenía una masa formándose en la mandíbula, que podía responder a una multitud de factores: algunos menos graves, como un quiste, otros más raros pero no inéditos, como el teratoma, el «tumor monstruoso». La realidad terminó siendo mucho más extraña.

Cuando la madre dio a luz, la bebé nació con un protuberancia que luego médicos descubrieron que era en realidad una segunda boca la cual tenía su propio labio, una cavidad pequeña, dientes formándose e incluso una lengua que se movía al mismo tiempo cuando la bebé se amamantaba.

A los seis meses de edad, la niña fue intervenida para extirpar la totalidad del tejido blando y óseo sobrante, y reconstruir la mandíbula para ajustarla correctamente al cráneo.

También te puede interesar : Bebé es abandonada dentro de una bolsa de mandado en la Alameda del Sur

Esta segunda boca no parecía estar conectada a la principal por lo que no interfería en sus funciones respiratorias o alimentarias en lo absoluto.

Cuando se realizó la operación se tuvieron que extraer algunos músculos bucales, tejido del esófago, glándulas salivales y los dientes que aún no salían. El resultado fue un éxito pese a un poco de hinchazón en la zona.

En revisiones posteriores la bebé demostró tener algunas dificultades para relajar la parte derecha del labio inferior, pero no significaba ninguna secuela que pudiera incapacitarla.

Fuente : SDPNoticias

 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]