Más de una docena de medusas varadas aparecieron derretidas debido al intenso calor de Australia.

Fue en Queensland, , en la playa de Wongaling, que al llegar, la gente notó varias manchas babosas en la playa.

Pues resulta que esos ‘escupitajos gigantes’, eran medusas que quedaron varadas en la orilla de la playa.

Sin embargo, las temperaturas de más de 36°C en el país oceánico, provocaron que los animales literalmente se derritieran.

Algunas incluso alcanzaron los 60 centímetros de ancho, por lo que las autoridades exhortaron a la población a evitar pisar los restos de ellas.

Aunque la picadura de estas medusas no es letal, puede llegar a causar dolores intensos, irritación cutánea y calambres.

Te podría interesar: Animales devoran pies de joven en el mar de Inglaterra

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]