Varios enfermos de COVID-19 están muriendo no por complicaciones de la enfermedad, sino por tratamientos incorrectos y presunta negligencia.

A través de redes sociales se dio a conocer un testimonio de una enfermera de nombre Nicole Sirotek del hospital Elmhurst de NuevaYork, donde asegura que muchos pacientes contagiados por coronavirus están siendo asesinados.

“Ya no sé qué hacer”. dijo enfermera estadounidense que grabó un desesperado relato sobre la situación que enfrenta cada día en el hospital, según denuncia, las muertes de pacientes no solo son por el virus, sino por falta de tratamiento e incluso por negligencia, especialmente con los pacientes afroamericanos.

La enfermera estadounidense describe intubaciones inadecuadas, sedaciones innecesarias y procedimientos médicos irresponsables, como no administrar antibióticos cuando son médicamente necesarios y podrían salvar vidas.

Sirotek relató varios ejemplos específicos de pacientes que habrían muerto por negligencia médica, incluida una enfermera residente que, según sus palabras, “mata a un paciente” al usar un desfibrilador cuando tenía pulso y no era necesario. Según cuenta, cuando salió corriendo de la habitación para pedir ayuda y así evitar que lo hiciera, el director de enfermería no le prestó atención. El paciente finalmente murió.

En otro ejemplo, dijo que a un paciente se le administró el tipo incorrecto de insulina. Explicó que el hospital se negaba a administrar transfusiones de sangre a pacientes con bajo nivel de sangre a menos que tengan una hemorragia interna. Sin un flujo sanguíneo adecuado, explicó, los ventiladores no harán nada para ayudarlos, y dijo que este es un problema común para los pacientes con el virus.

También podría interesarte : Empleados de supermercado aplauden y agradecen a enfermera en Torreón

“Entonces todos me dicen, ‘aguanta, estás haciendo un gran trabajo. No puedes salvar a todo el mundo. Eres increíble. Eres una gran enfermera’. Chicos, sé que soy una maldita gran enfermera. Sé que voy allí y le doy el 500% todos los días. Sé que no estoy siendo negligente. Vale, lo sé, joder. Lo que necesito es alguien que me ayude a salvar a esta gente de ser asesinada. De una negligencia grave y una completa mala gestión médica. Y nadie me está escuchando”, concluyó.

Por el momento, las autoridades del hospital Elmhurst no han respondido sobre las acusaciones realizadas.

Fuente : Publimetro

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]