Minie, es una gatita nacida en las calles de Ciudad Obregón, Sonora, que tan sólo a unos días de haber nacido fue brutalmente atacada por un perro.

Tras el ataque, la columna de Minie quedó destrozada por lo cuál dejó de caminar. Por fortuna, Javier, un joven enfermero, la encontró mientras caminaba por las calles y decidió adoptarla.

También te puede interesar: Te presentamos a August, la perrita Golden más longeva de la historia

A pesar de que el joven asegura que la gatita no le pertenecía, ha utilizado sus conocimientos en enfermería para curarla. Menciona que cuando la encontró, la pequeña se encontraba en muy malas condiciones por lo que decidió llevársela a su casa.

Una vez en casa, el joven limpió sus heridas y le hizo las curaciones correspondientes durante varios días. Sin embargo, Minie tenía un fuerte daño en la columna y a pesar de la atención que el enfermero le dio, la gatita no podía mover sus patas traseras.

El joven sabía que Minie necesitaría una silla de ruedas para poder moverse con mayor libertad, sin embargo no podía cubrir con ese gasto. Por ello, decidió fabricarla por él mismo. Javier buscó videos por Internet y compró todo el material necesario para construir la silla de Minie.

Una vez terminada, colocó a la pequeña gatita y adaptó la silla para que se fuera acostumbrando a ella. Unos días después, el animalito ya caminaba con mucho mayor facilidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ella es la gatita Minie y fue atacada por un perro y no puede caminar bien, pero se va recuperando 🐕 Hoy estreno sus nuevas ruedas 🛴

Una publicación compartida de Javier Zazueta (@javolz95) el

Además de su noble acto, Javier asegura que fue bastante sencillo de construir la silla con la cuál esta gatita podrá tener una vida normal, al lado de su nuevo dueño.

Con información de Debate

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]