El pasado 6 de noviembre, un helicóptero que transportaba un corazón destinado para un trasplante en el Hospital Keck, en Estados Unidos, se estrello en el momento que pretendía aterrizar en el helipuerto de este.

El helicóptero quedó volcado en el suelo de dicho helipuerto, muy cerca del borde. Por fortuna, no hubo fugas de gasolina y no tuvo ninguna afectación grave.

Te puede interesar: Enfermeras son investigadas tras burlarse de pacientes fallecidos en un hospital de España

De inmediato, elementos del Cuerpo de Bomberos acudieron al lugar para rescatar al piloto y sobre todo para recuperar el órgano que sería trasplantado horas más tarde.

Afortunadamente, los bomberos pudieron recuperar el corazón, sin embargo, por lo visto esta no sería la única prueba que tendría que pasar el órgano para llegar a su destino.

Pues resulta, que el bombero le entregó el órgano en su hielera correspondiente, a uno de los médicos que se encontraba en el lugar, para que este a su vez lo hiciera llegar a su destino. Sin embargo, momentos después de que el médico recibiera el corazón, este tropieza quedando tendido en el suelo y dejando caer también el órgano.

Nuevamente, el corazón pudo ser rescatado pues no sufrió daño alguno y finalmente fue trasplantado dos horas después de los accidentes al paciente que estaba destinado.

Con información de Azteca Noticias

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]