El pasado lunes, fue encontrado el cuerpo de una joven al interior de una alberca en un salón de eventos de Tecamachalco, Puebla.

Según el informe de las autoridades, la víctima fue identificada como ‘Sandra D.’ de 23 años, quién era madre soltera y vecina del lugar. Se dice que la joven fue contratada para una sesión de fotos que se llevaría a cabo durante una “fiesta de COVID” clandestina.

Te puede interesar también: Mueren al menos 13 personas por beber alcohol adulterado en Axochiapan

La fiesta realizada el domingo en un salón de la colonia La Villita, fue convocada días antes mediante redes sociales. La joven acudió a esa fiesta en donde se realizó la sesión de fotos y posteriormente fue lanzada a la alberca del lugar. El cuerpo de la joven presentaba las costillas rotas por lo que se presume fue golpeada y murió ahogada.

El cuerpo de la hoy occisa fue abandonado dentro del salón por los organizadores del evento, y fue hasta el día siguiente que los dueños de dicho salón la encontraron y reportaron el suceso a las autoridades.

 

Los paramédicos acudieron al lugar, sin embargo Sandra ya no presentaba signos vitales y fue llevada al Servicio Médico Forense en calidad de desconocida. En ese lugar, sus familiares la identificaron y reclamaron su cuerpo.

 Por su parte, las autoridades competentes abrirán una carpeta de investigación y se informó que el caso será catalogado como ‘feminicidio’. Cabe mencionar, que en lo que va del año la Fiscalía General del Estado de Puebla ha reportado 25 casos de feminicidios en este estado.

Fuente: Infobae