El delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Sonora, Benjamín Hurtado, armó tremendo escándalo a las afueras de un restaurante en Hermosillo, luego de que se presentara en estado de ebriedad.

Todo comenzó cuando él y Petra Santos, ex delegada de la Secretaría de Desarrollo Agrario, llegaron al lugar y comenzaron a discutir con el personal del establecimiento. Por ello, la dueña decidió llamar a la policía para sacar por la fuerza a Santos y Hurtado.

También te puede interesar:“Facilona, piruja”: así llamaba el senador Samuel García a su hoy esposa desde el noviazgo

La policía arribó al lugar alrededor de las 21 horas y rápidamente identificó al delegado, el cual al ver a los policías, hizo una llamada telefónica a un tal “Sergio”, para comentarle que tenía un problema.

“Mira, aquí tengo un pequeño problema que lo voy a hacer público, dicen los muchachos que me van a llevar”, decía Hurtado durante la llamada.

Finalmente, los policías lograron que el funcionario se retirara del lugar a bordo del auto de Petra Santos, quién según el informe permanecía mas sobria.

Días después, durante una entrevista en Proyecto Puente, Hurtado aseguró que no estaba ebrio y que lo que contenía su vaso era simplemente agua con un Alka-Seltzer, pero que intentó engañar a los oficiales diciendo que era whiskey.

De igual forma, mencionó que el hombre a quien llamó es el secretario particular del jefe de la policía y lo contactó con el objetivo de pedirle que lo auxiliara en la situación en la que se encontraba.

Con información de Sopitas

 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]