El pasado 14 de agosto, un hombre de nombre Moisés Santos murió al interior de un supermercado de la cadena Carrefour en Brasil, al enterarse de esto, el gerente solo escondió su cadáver para continuar vendidendo como si nada hubiese pasado.

Moisés, se desempeñaba como promotor de ventas en el lugar y mientras se encontraba laborando, sufrió de un paro cardíaco fulminante y murió repentinamente en el lugar.

Te puede interesar:Trasladan cadáver de víctima de coronavirus en una excavadora ante falta de transporte en la India; lo consideran inhumano

Por su parte, el gerente al enterarse de la situación, en vez de cerrar el supermercado por un momento o llamar a una ambulancia, decidió simplemente cubrir el cadáver con ayuda de unos cartones y unas sombrillas, para que los clientes no se percataran de lo ocurrido.

Cuando la noticia llegó a oídos de la gente, las críticas al lugar no pararon. La noticia se hizo tendencia e incluso, algunos internautas llamaron a boicotear el lugar y darle su merecido al gerente.

Por su parte, ante la ola de críticas, la cadena de supermercado Carrefour se limitó a lanzar un comunicado en el que pedía disculpas a la familia del hoy occiso y aseguraban que se habían equivocado en no cerrar la tienda para esperar el funeral y no supieron como resguardar el cadáver. De igual forma ofrecieron todo su apoyo a la familia de Moisés.

Con información de Noticias del Sol de la Laguna

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]