Luego de que la capital del Estado de Hidalgo se declarara en semáforo rojo ante la alza de contagios de COVID-19, autoridades estatales y municipales prohibieron la apertura de cantinas, bares y centros nocturnos, así como la venta de bebidas alcohólicas, al ser una actividad no esencial.

Sin embargo, los dueños de uno de estos bares que se supone deberían permanecer cerrados, encontraron la manera de seguir operando, burlando totalmente a las autoridades hasta hace unos días.

Te puede interesar: “Mis zapatos valen más que tu coche”, surge #LordZapatos en una fiesta clandestina en la CDMX, el sujeto es detenido

Pues resulta, que durante un operativo organizado por la presidencia municipal de Pachuca, para verificar que todos los centros nocturnos respetaran los lineamientos dictados por las autoridades, un bar que operaba de forma clandestina fue descubierto.

El bar clandestino se ubicaba en la colonia Puerta de Hierro y permitía la entrada de los asistentes mediante la puerta falsa de un refrigerador, violando así todas las normas impuestas por las autoridades.

Durante el operativo, al menos 25 personas se encontraban en el lugar, mismo que fue clausurado esa misma noche. Hasta el momento, se desconoce desde qué fecha operaba este bar.

Luego de los hechos, el alcalde de Pachuca afirmó que se mantiene en contacto con el Gobierno del Estado para hacer cumplir todas las medidas sanitarias y de esta forma disminuir los contagios en el municipio, que al día de hoy asciende a 6100 casos acumulados y 796 fallecidos.

Con información de El Universal

 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]