Perran Ross, un científico de la Universidad de Melburne, Australia, ha asombrado a todos después de dar a conocer sus investigaciones con mosquitos para combatir enfermedades causadas por los mismos, como dengue, chikungunya, fiebre amarilla y zika.

El científico, afirma que desde hace años los investigadores descubrieron que los mosquitos son incapaces de transmitir este tipo de enfermedades al ser infectados con una bacteria llamada Wolbachia.

Te puede interesar: VIDEO: Momento en el que un mosquito glotón literalmente estalla por succionar demasiada sangre

Según Ross, el procedimiento se hace de la siguiente forma:

Primero colocan, un huevecillo en el portaobjetos y con ayuda de una aguja muy fina extraen la bacteria de Wolbachia de un huevecillo infectado para inyectarlo en otro, de esta forma cuando el mosquito se desarrolle lo trasmitirá a la siguientes generaciones.

Sin embargo, lo que más asombro ha causado de su investigación, es la forma en que el científico alimenta a los mosquitos del laboratorio. Pues lo hace nada más y nada menos que con su propia sangre.

Ross, permite que miles de mosquitos lo piquen en los brazos para así alimentarlos.

“A veces puede doler un poco si se ponen justo en algún punto, pero sobre todo es una ligera irritación, más tarde me pica mucho. Tan pronto como saco el brazo, tengo que resistir el impulso de rascarme”, comenta Ross.

Cabe destacar, que los mosquitos son liberados posteriormente en la naturaleza para bloquear naturalmente la transmisión de estas enfermedades.

Además ya se han visto evidencias de su eficacia, pues en Kuala Lumpur se ha reducido entre un 40 y un 60% la incidencia del dengue, siendo una enfermedad endémica de esta región.

Con información de Sin Embargo

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!