El pasado jueves 14 de enero un camillero que trabajaba en una clínica del ISSSTE en Tepic, decidió renunciar al cargo que venía desarrollando como camillero y quemó su credencial y uniforme a manera de protesta por las irregularidades en la aplicación de la vacuna contra el COVID-19.

El mismo 14 de enero, llegaron cerca de 5000 dosis de vacunas a al Estado de Nayarit por lo que Daniel Guadarrama, quien se desempeñaba como camillero desde hace 8 años, esperaba tener derecho a una de estas dosis, pero esto no fue así.

Te puede interesar: “No quiero ser el siguiente” médico Argentino renuncia a su cargo, está harto de la irresponsabilidad de la gente

Daniel cuenta que desde el inicio de la pandemia ha trabajado como camillero suplente en primera línea del área COVID, por lo que esperaba recibir la vacuna al estar expuesto a esta enfermedad a diario.

Sin embargo, los directivos del hospital decidieron que esto no sería así, aunque compañeros que trabajan detrás de un escritorio y que no tienen contacto con pacientes sí la recibieron, lo que causó gran indignación en el camillero.

Por ello publicó un video en donde renuncia públicamente a su cargo y además quema su uniforme y credencial a manera de protesta.

“No vale la pena arriesgar mi vida por personal que no me sabe valorar como trabajador a pesar de haber estado más de ocho años en la institución” menciona Daniel antes de quemar sus pertenencias.

Cabe destacar, que esta no es la primera vez que personal de salud protesta por las irregularidad y supuesto influyentismo en la aplicación de vacunas.

Con información de Sin Embargo 

Apóyanos siguiendo nuestra Fanpage!

[Fancy_Facebook_Comments]