El Obispo de la Arquidiócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, está en el ojo del huracán, esto después de supuestas declaraciones que atentan contra los derechos humanos referidos a libertad.

Fue tan sólo unos días después del primer caso de Covid-19 en Morelos (22 de marzo), que el Obispo habría declarado durante una misa, que el coronavirus, era un castigo de Dios por algunos males del hombre, sin embargo, algunos consideraron sus palabras más como un mensaje de odio que una homilía.

La humanidad ha jugado a ser Dios, el año pasado hubo en el mundo 50 millones de abortos, existe la eutanasia y se deja a los niños decir si quieren ser niños o niñas”, dijo el clérigo a sus feligreses.

Después de estas declaraciones algo hostiles, la comunidad LGBTT+, presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos (CDH) del Estado de Morelos, esto argumentando que el ‘sermón’ del religioso era aversivo y atentaba contra su libre albedrío y al de otras personas.

Después de esto, la CDH abrió una carpeta de investigación y determinó que en efecto, las palabras dichas por el presbitero incurrían sobre los derechos humanos de esta comunidad.

Después de esto, el propio Ramón Castro, decidió declarar acerca de la situación que se había presentado, argumentando que se había tergiversado lo que él había dicho durante la celebración religiosa.

Te podría interesar: Pablo Alborán anuncia que es homosexual mediante un video en su cuenta de Instagram

¿Tú qué piensas sobre sus declaraciones?

Con información de: Telediario